Department of Emergency Medicine
California Heat Illness Prevention Study (CHIPS)

English Translation

rotating image

California tiene la mayor y más diversa producción agrícola en los EE.UU. Zonas costeras frías son productivas durante todo el año, pero los valles interiores, más cálidos y secos, se vuelven más productivos con irrigación. La temporada de cosecha llega a su máximo durante el verano y principios de otoño cuando las temperaturas regularmente exceden 90°F (32°C), con  frecuencia alcanzando temperaturas  de más de 100°F (38°C). Durante estos calientes meses de verano muchos de los cultivos se cosechan a mano y requieren grandes cantidades de trabajadores agrícolas. Estos trabajadores en su mayoría son trabajadores inmigrantes Latinos, y la mayoría residen permanentemente en los EE.UU.

 

A pesar de una gran cantidad de información sobre los factores de riesgo ambientales y personales para las enfermedades relacionadas con el calor (HRI, por sus siglas en inglés), y a estrictas regulaciones en California que protegen a los trabajadores agrícolas, las muertes y los casos de HRI siguen ocurriendo.

 

La mayoría de los agricultores y contratistas ahora proporcionan agua, sombra, baños y entrenamientos sobre HRI para sus trabajadores, sin embargo un número significativo de enfermedades por el  calor siguen sucediendo cada año. Algunos sectores ahora cosechan de noche (por ejemplo, viñedos), pero esto no es posible para muchos otros productos.

 

Aunque generalmente el estado de California es caliente y seco durante el verano, la diversidad de los cultivos, las tareas, y el clima significa que no es probable que existan reglas generales de trabajo que sean universalmente útil para el entrenamiento de protección de todos los trabajadores.

 

El objetivo del Estudio de Prevención de Enfermedades por el Calor en California (CHIPS) es entender las respuestas fisiológicas al calor ambiental y al trabajo físico de los trabajadores de campo en los valles interiores, y las influencias socioculturales que afectan el comportamiento de los trabajadores y por lo tanto su riesgo de sufrir HRI. Por último, queremos utilizar la información del estudio para crear mejores estrategias de prevención de HRI, tanto para los empleadores, como para los empleados del campo. 

 

El estudio se llevó a cabo durante los veranos e 2012 y 2014-2016.

 

¡Queremos agradecer a todos los trabajadores, dueños y los contratistas de mano de obra que participaron en nuestro estudio. Nuestro equipo disfrutó conociéndolos y trabajando con todos ustedes! ¡Realmente apreciamos sus contribuciones!